Archivos para 7 abril 2011

Berlín. 2º de Bachillerato

Por Esther Cantero. Dpto. de Filosofía.

La noche en el autobús, la llegada a la T4, el avión para algunos por vez primera y la llegada a Berlín, fueron como un sucederse de acontecimientos sin importancia aparente. Digo aparente porque nos trasladaron a otro modo de vivir el presente. La historia pesaba en Berlín en cada piedra, en cada calle y en cada rincón.

Perdidos en el laberinto del Monumento al Holocausto comprobamos que sentirse sumergido en el poder legítimo de las leyes es perder el norte, es no encontrarse a sí mismo. La puerta de Branderburgo con su majestuosa presencia nos volvió a reunir y nos hizo conscientes que Berlín quiere comenzar de nuevo. Acabamos dos días en uno de modo intenso, demasiado intenso.

Postdam con sus jardines, sus palacios, sus barrios y su silencio nos devolvió el tono sereno y nacieron verdaderos foros de debate intelectual incluso en el tren. Vida para el pensamiento.

No sé cómo pudimos pasear por el campo de concentración de  Schsenhausen. No sé cómo pudimos pasear por los derechos pisoteados, la dignidad perdida, la tierra que gritaba, por ser ella misma polvo de los huesos. No sé cómo pudimos pasear por cada rincón del horror, por cada negro testimonio, por los muros altos de los más bajos instintos. Y es que íbamos en silencio, silencio que nos hacía presentes el suplicio, la angustia, la pena, el “parece mentira”, pero lo hicimos. Y en silencio nos encontrábamos, nos mirábamos, y deseábamos con todo el ser no olvidar nunca que lo hicimos.

Los museos nos llenaron de asombro, las grandes civilizaciones se sucedían en aquellas joyas incapaces de ser apreciadas de golpe, fuimos poco a poco y los distintos intereses fueron evidentes.

Y por fin llegamos al final con los ocupas. Allí estaban bien, rompiendo el sistema provocando el desconcierto, atrayendo las miradas y apagando el movimiento del orden y la armonía. Y allí pensamos que el arte vive sin límites, crea sin límites, busca ser hallado por los que no se hallan en los límites.

En el avión de vuelta éramos un poco más conscientes de lo que es ser personas.

Ver más imágenes.

Anuncios

1 comentario

Proyecto Comenius. Encuentro en Latina (Italia).

Entre los días 5 y 11 de marzo se celebró en Latina (Italia) un nuevo encuentro del Proyecto Comenius Nutrition through time en el que participa nuestro centro. El encuentro fue organizado por el Istituto d’Istruzione Superiore Giuglielmo Marconi  y participaron en él cinco alumnos de 4º de ESO  acompañados por tres profesoras. En esta reunión los alumnos expusieron trabajos (presentaciones y vídeos, sobre todo) relacionados con la producción y el consumo de pescado en los países socios del proyecto.

Por otra parte, los alumnos y profesores pudieron realizar distintas actividades dentro y fuera del centro: asistencia a clases,  conciertos, concurso de disfraces, visitas al Parque Nacional del Circeo, a la ciudad medieval de Sermoneta y a Roma.

Más imágenes

Deja un comentario

La escuela peripatética en Piornal. Día del Centro. 24-marzo-2011.

Por Esther Cantero. (Dpto. de Filosofía)

La alegría fue grande cuando vi a dos alumnos de 1º de bachillerato –los únicos y de mi pueblo (el Casar)- en el autobús que nos llevaba hasta Piornal. Teníamos ganas de pensar juntos y la ocasión se nos presentaba a la mano. La subida a la Cascada del  Caozo-Piornal la hicimos ágilmente, a pesar de los 100 metros de desnivel en menos de 1 kilómetro; por lo que nos fue imposible dialogar de lo que queríamos, apenas unas frases sueltas y parar para respirar.

Nos quedamos mudos viendo la cascada desde arriba. Le tocaba hablar a la naturaleza y, como pasmados, la escuchamos. Tuvimos que bajar deprisa porque el grupo no podía separarse y bajando sólo pudimos preguntarnos cual sería el otro camino de subida. Nuestra pregunta se resolvió cuando bajamos, teníamos que volver a subir por el mismo camino. El diálogo, por tanto, parecía no tener espacio en esos momentos. Me perdí de mis alumnos y por tanto de la escuela peripatética que quería montar, y en los 300 metros de desnivel restantes cargué con la mochila de una alumna de 1º que se mareaba. Dialogué con la naturaleza, con el esfuerzo, con las ganas de llegar, con el espacio abierto, con los cerezos en flor, con mi tierra y con la niña mareada.

La Escuela Peripatética se convirtió en Ágora cuando llegamos a Piornal ¡qué bien se dialoga alrededor de una buena mesa y rodeada de buena gente!

Ver galería de imágenes.

,

Deja un comentario