LOS ALPES BÁVAROS, MUNICH Y CASTILLOS

Mercedes Espinosa Pérez. Dpto. de Lengua y Literatura.

Salimos para Madrid a las dos y cuarto de la madrugada del día 23 de marzo. Ellas y ellos salían contentos, algo inquietos, eso sí y con enormes maletas, algunos. Nosotras –las profesoras responsables- íbamos con la sonrisa en el rostro y la preocupación en el bolsillo.

Hicimos la única parada en medio de ninguna parte, en una gasolinera con un solo baño y un frío helador.

Llegamos al aeropuerto a la hora prevista, las seis. Los trámites no se hicieron muy pesados, los alumnos estuvieron a la altura. También hay que decir que el acompañante, que vendría con nosotros durante todo el viaje, facilitó las gestiones allí y después durante la excursión.

Y llegamos a Munich tras dos horas y media de vuelo. Después de recoger los equipajes, en dos autobuses, nos dirigimos a OBERAMMERGAU. Allí, después de almorzar y tomar posesión de nuestras habitaciones, fuimos a conocer la ciudad, que resultó ser un ejemplo precioso de pueblo bávaro.

80

Aunque antes de eso descubrimos que la wifi del albergue solo funcionaba en el amplio hall de entrada, así que, entre entrega de llaves y recogida de sábanas y toallas, nos entregamos al envío masivo de wasaps.

Una cena temprana y una visita al único bar de la zona, el Bems’l, donde alegramos la noche a la reducida clientela con nuestra presencia multitudinaria.

Tras el desayuno y la posterior limpieza de mesas –siempre había que hacerlo después de cada comida- y siempre apurando el ratito wasap, salimos hacia el castillo NEUSCHWANSTEIN –bajo la nieve, un gran espectáculo- y después el versallesco LINDERHOF.

Vino enseguida la cena y el tiempo libre, incluido el momento wasap.

El día 25 visitamos MUNICH con dos guías, comimos en el Hard Rock y tuvimos algunas horas para pasear una gris y viva ciudad.

121

El 26 tuvimos mucha suerte con el tiempo y disfrutamos de un soleado día en Innsbruck. Esa noche en el bar de Oberammergau nos prepararon un divertido karaoke.

La mañana del 27, pudimos dar una vuelta por Munich otra vez, después de visitar una exposición de BMW, donde todos soñamos un poco. Y llegó el momento de la vuelta, algo teñido de tristeza porque acababa de suceder el accidente del avión de Germanwings y velas y flores homenajeaban a las víctimas en el aeropuerto.

VER MÁS IMÁGENES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.