DEL NORBA BAELO CLAUDIA

Mª Ángeles Jiménez Martín. Dpto. de Latín y Griego.

Los días 26, 27 y 28 de enero los alumnos de Latín de 1º y 2º de Bachillerato del I.E.S. “Norba Caesarina”, junto con los del I.E.S. “Prof. Hernández Pacheco” de Cáceres y el I.E.S. “Valle de Ambroz” de Hervás, hicieron un viaje cultural a diferentes puntos de las provincias de Sevilla y Cádiz, con el doble objetivo de ampliar sus conocimientos sobre el mundo romano, visitando importantes yacimientos arqueológicos, y de compartir esa experiencia con alumnos de otros centros.norba_baelo (120) copia

El jueves por la mañana visitamos la nova urbs de Itálica, espacio residencial levantado en su mayoría en tiempos del emperador Adriano. Allí nuestros alumnos, divididos en grupos y mezclados con los de otros centros, tuvieron que empezar a completar el cuadernillo didáctico que los profesores habíamos elaborado. Iban encontrando las soluciones a crucigramas y al juego de pistas, mientras contemplaban el trazado hipodámico de las calles, la muralla y las grandes cloacas, las impresionantes domus con sus peristilos y sus numerosas dependencias, los magníficos mosaicos naturalistas y geométricos que decoraban los suelos de triclinios o letrinas, las termas y, por supuesto, el anfiteatro, el más grande de Hispania. Tras la visita comimos en Santiponce y después intentamos ver el teatro romano, pero sin éxito, porque estaba cerrado por obras.

De camino a Tarifa, hicimos una parada en Jerez de la Frontera, donde visitamos la catedral y algunas de sus calles y plazas del casco histórico.

Al día siguiente, después de desayunar, partimos para Baelo Claudia, un antiguo emporio dedicado principalmente a la industria del pescado. Allí no solo se sazonaba el pescado, sino que también se elaboraba el garum, una salsa muy apreciada por los romanos que se utilizaba incluso para conservar las carnes. Primero visitamos el Centro de Interpretación, donde, a través de una maqueta, explicamos a los alumnos cómo era la antigua ciudad y los avatares que esta había sufrido a lo largo de la historia. Allí vimos también piezas escultóricas, lucernas, tablillas, etc. y nos detuvimos ante los estupendos audiovisuales que nos ayudaron a entender lo que fue en su momento esta ciudad romana.

La visita al yacimiento la hicimos de forma relajada para poder disfrutar, entre foto y foto, de ese entorno maravilloso junto al mar. Contemplamos los restos de uno de los tres acueductos que un día llegaron hasta Baelo Claudia. Admiramos, impresionados, la zona forense, con un suelo muy bien conservado y los restos de la basílica y de los templos dedicados a la tríada capitolina y a Isis. Nos detuvimos ante las piletas donde se limpiaba y se sazonaba el pescado (un lujo que solo tenían las ciudades portuarias), ante una de las puertas de la muralla y ante las termas. Paseamos por el decumanus maximus y acabamos en el teatro, donde los alumnos que así quisieron representaron, bajo un sol impropio de la época, una serie de mitos: “Las bodas de Tetis y Peleo”, “El juicio de Paris” y “Orfeo y Eurídice”.

A todos, profesores y alumnos, nos dio mucha pena dejar Baelo Claudia y el mar, pero no había más remedio: teníamos que proseguir nuestro viaje porque por la tarde nos esperaba el Museo Arqueológico Provincial de Sevilla. En este museo, ubicado en el edificio construido con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 para albergar el pabellón de las Artes, los alumnos del Norba, guiados por Salvador, conocieron la importancia del tesoro de Carambolo y vieron una réplica de él, hicieron un recorrido por la prehistoria sevillana y acabaron en la Bética romana, donde pudieron contemplar algunos mosaicos procedentes de Itálica, como el del “Juicio de Paris” (que tanto les recordó al que horas antes ellos habían presenciado), “el Triunfo de Baco” o “el rapto de Hylas”. Contemplaron también magníficas esculturas ─como las de Mercurio y Venus─, aras funerarias y votivas, y numerosos objetos de la vida cotidiana romana. Salimos del museo cuando ya estaba anocheciendo y nos dirigimos, a través del Parque de María Luisa, a la Plaza de España, que bajo la luz artificial estaba realmente bonita.

Luego ya de camino al albergue, tuvimos la oportunidad de ver algunos otros magníficos edificios que se construyeron en Sevilla con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1029, como el pabellón de Guatemala o el de Argentina.

Por la noche, después de cenar, los tres profesores y los alumnos que todavía se sentían con fuerzas hicimos un recorrido nocturno por Sevilla para ver la Seta, la catedral con la Giralda, el barrio de Santa Cruz, la Torre del Oro, etc.

El sábado por la mañana nos dirigimos hacia Carmona con el objetivo principal de conocer su necrópolis romana. Primero visitamos el Centro de Interpretación, donde a través de paneles didácticos, de una maqueta y de las explicaciones de José María, los alumnos no solo aprendieron cosas sobre el lugar que estaban a punto de conocer, sino también sobre los rituales funerarios de los romanos. Ya en la necrópolis, accedimos a través de una escalera a la tumba del Túmulo Redondeado, el único columbario subterráneo que actualmente puede visitarse ─el acceso a los demás está cerrado debido a la inestabilidad del terreno─. Vimos un lustrinum (lugar donde se quemaban los cadáveres) y contemplamos, desde arriba, la llamada Tumba del Elefante, un antiguo santuario de Atis y Cibeles, donde puede verse con claridad el óculo por el que los rayos del sol entran exclusivamente en el solsticio de invierno. Después nos acercamos a la tumba de Postumio y descendimos hasta la de Servilia, un impresionante mausoleo con la estructura de una domus romana, que en su día tuvo dos plantas y que actualmente conserva, entre otras cosas, el peristilo, la cámara funeraria y el vestíbulo ortogonal por el que se accede a esta.

Después de visitar la necrópolis, los alumnos contaron con tiempo libre para comer y visitar Carmona, una ciudad que todavía conserva vestigios romanos hasta en los sillares de su muralla.

En el camino de vuelta a casa, en el propio autobús, tuvo lugar la entrega de premios: hubo un premio para los ganadores del cuadernillo didáctico y tres para los ganadores de teatro (uno para la primera representación teatral, otro para la mejor representación y otro para el mejor actor). Sobre las 20:00 llegamos a Cáceres, cansados, sí, pero un poco más “romanizados”, con nuevos amigos y cargados de enriquecedoras vivencias.

VER GALERÍA DE IMÁGENES DE LA ACTIVIDAD

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: