Grease, el musical

GALERÍA DE IMÁGENES

Dos años después… ¡volvemos a Madrid! ¡Por fin! Y lo hacemos por todo lo alto, ni más ni menos que ¡con 150 alumnos de 1º y 2º de la E.S.O.!

Los autobuses nos dejaron, como siempre, junto a la Plaza de España y desde allí, haciendo un recorrido por el Madrid de los Austrias, con paradas ante el Palacio Real, el Teatro Real y la Plaza Mayor, nos dirigimos hacia Sol. La larga fila que formábamos alumnos y profesoras se movía ligera por la calle Arenal, se fragmentaba tras las esquinas de las calles y se rompía en los lugares establecidos para las paradas; luego se recomponía de nuevo para proseguir la marcha, siempre con la mente puesta en el kilómetro Cero, nuestro punto de encuentro. Allí, siendo fieles a la filosofía de este viaje, que no es otra que fomentar la independencia de los alumnos y propiciar los cuidados entre ellos, les dejamos tiempo libre para comer. Y una vez más se cumplieron nuestras expectativas: a la hora combinada, las 16:30, estaban todos de nuevo en el KM 0, pendiente cada uno del compañero al que tenía que cuidar.

Y ahora tocaba uno de los platos fuertes del día, la visita al Congreso de los Diputados, el símbolo de nuestra democracia. Divididos en tres grupos, fuimos entrando por turnos en el Hemiciclo para recibir las explicaciones de un cicerone de lujo, César Ramos, uno de los diputados por Cáceres. Allí nuestros alumnos escucharon atentos para qué servía el Congreso, cómo se elegían sus miembros, dónde se sentaban y cómo se votaba, y, por supuesto, tuvieron la oportunidad de satisfacer todas sus curiosidades y de localizar los agujeros dejados por los tiros de Tejero el 23F de 1981. Después de la visita, cada grupo se encaminó hacia el Parque del Retiro para disfrutar de este agradable lugar de esparcimiento y merendar antes del musical. 

A la hora de reemprender la marcha, formamos de nuevo la interminable hilera y nos encaminamos, pasando junto a la Puerta de Alcalá, hacia el Nuevo Teatro Alcalá. Allí nos esperaba Grease, un musical basado en la película que revolucionó las taquillas de los cines por los años 80. Al ritmo de la música en directo y atrapados por las coreografías, los decorados y la puesta en escena, volvimos a revivir las aventuras de ese grupo de estudiantes adolescentes cuyas vidas se mueven entre amores, presiones de grupo y buena música. Y de nuevo vibramos con ellos. 

Llovía suavemente al acabar la representación, pero la corta distancia que nos separaba de los autobuses, apenas unos metros, evitó que nos mojáramos. Eran las 3 de la madrugada cuando llegamos a Cáceres. Había sido una larga jornada y estábamos agotados. Agotados, pero muy contentos: ¡cuántos buenos momentos nos había regalado el día!

Os dejamos con un vídeo de nuestra visita:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: